12.12.2005
 

Un comienzo....

Son las 21:30. Aparco mi coche. Subo en el ascensor hasta la puerta de mi solución habitacional. Abro la puerta. Una bocanada de aire gélido me recibe. Estoy en casa, hogar dulce hogar (a veces). Visto mi eterno traje de consultor que llevo cada x tiempo a la tintorería. Cada año que pasa la x tiende más a infinito. Hoy no tengo ganas de despojarme de mi disfraz, quizás sea porque ha formado un segunda piel en mi cuerpo.
Decido prepararme la cena. Abro el frigorífico. Vacío.
Me siento en mi cómodo sofá. Sigo vistiendo el disfraz oscuro de un diseñador poco conocido. Me despojo de uno de sus complementos, la corbata. La observo. Tiene una mancha. Me gustaría saber si se corresponde con el primer o segundo plato del menú del día de ese restaurante con olor a aceite en el que llevo comiendo ya varios años. Me conecto a Internet. Por una de esas casualidades de Google descubro:
vida de un consultor. Comienzo a leer. Me identifico con sus posts. Me pregunto, ¿el consultor anónimo llevará un disfraz como el mío?.
Me decido a crear un blog. Tecleo. Surgen las palabras. Sin orden. Sin estilo. Espero que sin demasiadas faltas de ortografía. Escribo. Escribo con el rudimentario estilo de un niño que se negó a hacer el curso de mecanografía que le recomendaba su padre. De un niño que nunca tuvo vocación de consultor, pero al que sí le gustaba disfrazarse.





Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?